El 21 de noviembre de 2019 el pueblo colombiano marchó de manera multitudinaria contra el paquetazo de Duque, la OCDE y el Banco Mundial, al igual que por la vida y por la paz, no había pandemia, ni Covid-19, la indignación de las gentes fueron contra las políticas económicas de un gobierno al servicio de las multinacionales y el capital extranjero, arrodillado a los intereses de los Estados Unidos y obrando siempre en contra del interés de la nación colombiana; eso encendió una llama que se mantuvo viva en movilizaciones pacíficas y masivas hasta que apareció la pandemia, a todo lo anterior se le anexaban las predicciones de los organismos internacionales del inicio de una recesión económica mundial, lo cual decían traería una gran crisis económica en todo el planeta.

Este 28 de abril del 2021 se realizará el gran paro nacional contra el nuevo paquetazo de Duque, la OCDE, el FMI y el Banco Mundial, por la vida y por la paz, agravado al máximo por los dos factores señalados, la recesión económica de finales del 2019 y la terrible pandemia del coronavirus, todo lo anterior tratado de manera desastrosa por el gobierno de Iván Duque, el desastre económico está a la vista, niveles de pobreza y miseria nunca antes visto, desempleo a la lata, quiebra de micro, pequeñas y medianas empresas, el más alto en la historia reciente, manejo sanitario y de salud publica de los peores en el mundo, muertos y contagios de Covid-19 en las cifras mas altas del mundo, vacunación por el suelo, peor no nos ha podido ir, queda al descubierto que la política de Duque y sus partidos de gobierno no nos salvará del desastre.

Sin embargo por orden de los amos del norte y aprovechando la situación de pandemia, nos quieren clavar con la reforma tributaria que lo único que busca salvar es al gran sector financiero nacional y extranjero, meterle la mano al bolsillo de las clases medias y los trabajadores para saquearles 23, 4 billones de pesos, con la mentira de que es para ayudar a los pobres, carreta, pura carreta, las cuentas lo demuestran, 58% de lo que piensan recaudar es para el pago de deuda, los bancos; 23% para subsidios, los pobres; 16 % para transferencias, salud y educación; y solo el 3% para empleo. La reforma no es para salvar las desgracias de la pandemia, es para salvar al sector financiero, lo que llaman sostenibilidad fiscal, es mantener contentas a las entidades financieras internacionales, que lo disfrazan con la entelequia de mantener el grado de inversión de las calificadoras de riesgos.

Es por esto y muchas otras razones más, que saldremos a protestar masivamente, de forma pacífica, observando todas las medidas y protocolos de bioseguridad, el paro nacional es para hundir la reforma tributaria ladrona de Duque y Carrasquilla, ojalá, que los partidos que han dicho de manera tajante que no están de acuerdo con este sablazo a las gentes laboriosas de colombia, mantengan su decisión, con el paro nacional le daremos fortaleza a esta patriótica posición, es un deber mayor salir hoy a respaldar el llamado del Comité Nacional de Paro y de todas las organizaciones, sectores sociales y personas que exigimos el hundimiento de la fatídica reforma tributaria.

VIVA EL PARO NACIONAL DEL 28 DE ABRIL.

Bogotá, abril 27 de 2021

ELIAS FONSECA CORTINA

Secretario de Organizaciones Sociales del Comité Ejecutivo de DIGNIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.