Inicio Actualidad Blogs y columnistas Un paro exitoso y victorioso

Un paro exitoso y victorioso

44
0

José Arlex Arias, Cartagena, junio 8 de 2021

El Paro Nacional, que se inició el 28 del pasado mes de abril, hará parte de la historia de Colombia, de la del movimiento obrero y de las organizaciones sociales. Su génesis está en las penurias de casi todos los sectores de la sociedad, sumidos en una profunda crisis económica, víctimas del neoliberalismo, que sustituyó la producción y el empleo nacionales por las importaciones de productos, géneros alimenticios, bienes y servicios, y capitales. Esta recolonización fue advertida hace 30 años cuando inició con la Apertura Económica de César Gaviria Trujillo, quien engaño al país concibiendo la Constitución Política con unos capítulos dedicados a la inserción del modelo neoliberal en tal marco jurídico. Con las políticas de liquidación de las empresas estatales, privatización de los derechos fundamentales y el arrasamiento de la producción rural e industrial del país, los gobiernos de Gaviria, Samper, Pastrana, Uribe, Santos y Duque llevaron a sus habitantes a esta crisis económica que se refleja en la quiebra de los empresarios nacionales, desempleo e informalidad, con un ejército de desocupados que, según el Dane, en abril de 2021 es de 3,6 millones de personas, más las inactivas de 16,2 millones, que nos da casi 20 millones de habitantes en “la industria del rebusque”, a la que hay que sumarle los 5 millones que se fueron del país a buscar nuevos horizontes; en estas cifras los más afectados son los jóvenes NI-NI, porque ni trabajan ni estudian. La consecuencia es el empobrecimiento, que según cifras oficiales son el 42,6%, cerca de 22 millones de habitantes colombianos.

La situación era tan crítica que en el año 2019, más de un centenar de organizaciones sociales comandadas por las tres Centrales Obreras, confeccionaron un pliego de peticiones y constituyeron un Comité Nacional de Paro, CNP, que ante la intransigencia del gobierno de Iván Duque, que con prepotencia sigue imponiendo el modelo neoliberal, a pesar de las penurias de la población, se vio precisado a convocar, para el 21 de noviembre un Paro Nacional. El movimiento fue multitudinario y portentoso, obligando al gobierno a constituir unas Mesas de Diálogos o divagaciones y “les mamó gallo”, por lo cual el CNP en enero de 2020 convoca un nuevo Paro Nacional para marzo, que se vio truncado por la pandemia. Duque aprovecha la Emergencia Sanitaria para imponer leyes y decretos en favor de los todo poderosos con reformas: laboral, pensional, transporte público, tributaria, salud, que denominaron el “paquetazo de Duque”, ignorando un Pliego de Emergencia presentado por el CNP. En la pandemia el gobierno mantuvo la economía abierta, sin armonizar con el derecho a la vida, ubicándose entre los diez gobiernos del mundo que peor gestionaron tal calamidad; ante este hecho y las condiciones inhumanas de la población el CNP convocó el PARO NACIONAL del 28 de abril que por las multitudes sorprendió al gobierno, por lo que lanzó las tácticas para “apaciguarlo”, entre ellas la más violenta represión permitiendo además que se le infiltraran grupos armados y bandas violentas para justificar su arremetida. El Paro le tumbó a Duque sus banderas: i) lo obligó a negociar con el CNP, ii) Se le cayó el proyecto para acabar con los taxistas, iii) le hizo renunciar a la Canciller, iv) le tumbó la reforma tributaria y su ministro de Hacienda, el de los “Bonos de Agua”, v) cayó la reforma a la salud, y vi) quedó desenmascarada ante el mundo la mentira del “paraíso colombiano”, mostrando a un gobierno sanguinario, autoritario y represivo. ¡El paro dio frutos. Luchar sí paga!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here