Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, no como una fecha comercial sino un día de reflexión y reconocimiento a las luchas de las mujeres que históricamente han buscado condiciones de trabajo digno, justo y equitativo e igualdad de oportunidades y de salarios.

Las brechas de genero que existen en Colombia, que además de ser consecuencia de la estructura patriarcal, son producto también del modelo político y económico nefasto que tenemos en el país, feminizan la pobreza, es decir, el porcentaje mas alto de pobreza lo encarnan mujeres. Cada recurso negado a la población colombiana en medio de esta crisis sanitaria, social y humanitaria es una carga adicional que se instala sobre los hombros de las mujeres, históricamente vulneradas con el trabajo del cuidado no remunerado, la dependencia económica, siendo objeto además de todo tipo de violencias. La pandemia agudizó esta crisis, la violencia de genero aumentó desmedidamente, en un 139 %, y es que las mujeres se vieron confinadas con sus agresores y nos declaramos en emergencia y luto Nacional por feminicidios. Las brechas tecnológicas se evidenciaron, y la virtualidad obligó a muchas mujeres a perder empleos y ofertas laborales, por no tener equipos adecuados y buena conectividad. De igual manera acceder a la educación se complicó más. En cuanto al tema laboral el panorama es igual de oscuro. Por cada dos hombres que perdieron el empleo, tres mujeres salieron de la ocupación. El desempleo en mujeres aumento el doble comparado con los hombres, y fue mucho mayor que los años anteriores. Las labores de cuidado, que no son remuneradas se aumentaron en pandemia y sumaron en promedio a las mujeres de 7 a 10 horas de trabajo domestico y de cuidado en los hogares.

Frente a este panorama las mujeres con Dignidad salimos a las calles para subvertir el orden económico neoliberal y el yugo de una cultura patriarcal que hoy se encuentra representado por el gobierno de Iván Duque, y frente a la opresión le rendimos culto a la vida, a la paz y la democracia, a la soberanía, a la autonomía, a la independencia, a la libertad, la integración latinoamericana, a la equidad, a la ciencia, al arte con sentido, al cuidado del territorio y el ambiente, a la defensa de la producción nacional para el progreso y el bienestar de la mayoría. Hoy conmemoramos desde nuestras diversidades las luchas de aquellas que han conquistado derechos para todas, retomamos sus banderas y enarbolamos algunas nuevas pues reivindicamos nuestro aporte a la economía y a la sociedad con las labores del cuidado no remunerado que hacemos día a día en nuestros hogares, nos declaramos en emergencia por los feminicidios que van en aumento y exigimos políticas que frenen la alta feminización de la pobreza. Luchamos por nuestro derecho a una vida libre de violencia, a erradicar su normalización en una cultura que menosprecia y subvalora los logros de las mujeres y se calla ante la mercantilización de nuestros cuerpos y la revictimización por parte de las instituciones encargadas de protegernos y hacer justicia. Resistimos para lograr el derecho a vivir dignamente y ser protagonistas paritarias en la definición del rumbo de nuestro país.

Hoy alzamos la voz por los derechos ganados, por los que nos quedan y por las que ya no pueden acompañarnos. ¡Todas somos Dignidad!

Mujeres con DIGNIDAD

Bogotá, 8 de Marzo de 2021

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PARTIDO DIGNIDAD

Leónidas Gómez Gómez – Presidente

Clara Giraldo Puerta – Secretaria Nacional de Mujeres

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.