Con amor, Luís Gonzaga Cadavid, construyó Dignidad.

Comité Ejecutivo Nacional – Dignidad Agropecuaria

17 de noviembre de 2021

Para las elecciones de Comité Departamental de Cafeteros de Caldas, período 2002 a 2006, quienes eran parte de Unidad Cafetera, en el occidente del departamento, participaron de un proceso que fue grato y duro. Duro, por las consabidas dificultades emanadas de tener que competir con los protegidos del Comité Departamental, y grato, porque pese a la campaña contra Luis Gonzaga Cadavid Yepes, adelantada por las autoridades cafeteras, se logró alcanzar un escaño que representó a todas las gentes del café, incluidos los de a píe, tan escasamente tenidos en cuenta en los círculos de poder de la Federación de Cafeteros. Así lo conocimos, enfrentando a la oficialidad cafetera.

A partir de ahí y durante todos estos años sostuvimos un diálogo constante alrededor de los asuntos del café, los cafeteros y el agro nacional. Con él alcanzamos confianza en el análisis de los hechos nacionales, fraternales diferencias y prolongados acuerdos en las diversas organizaciones en las que participamos.

Para 2011, en medio de la discusión de una de las consabidas reformas tributarias, la dirigencia de la Federación de Cafeteros y el Ministerio de Hacienda querían aprobar un artículo por medio del cual se elevaba la contribución cafetera de 6 a 12 centavos de dólar por libra exportada. Luís Gonzaga fue uno de los caficultores que nos alertó sobre el grave daño que esa reforma causaría a los productores del grano. Como resultado de ese llamado de atención, en febrero de 2012, en el Gran Hotel de Pereira se realizó un encuentro de dirigentes cafeteros, de varios departamentos del país, que contó con la presencia de más de 50 dirigentes de ocho departamentos y al que fue invitado el senador Jorge E. Robledo.

En esa reunión, después de analizar la situación que atravesaba la caficultura nacional por prolongados inviernos, la caída en el precio internacional y la ausencia de rentabilidad por precios internos ruinosos, a más de la caída de la producción y el acoso por las deudas impagables, se tomó la decisión de crear el Movimiento por la defensa y la dignidad de los caficultores colombianos que, terminó conociéndose en el país, como Movimiento por la Dignidad Cafetera.
Un año después, el 25 de febrero de 2013, una vez derrotado el aumento de la contribución cafetera y construido un pliego de peticiones de los cafeteros colombianos que el gobierno de Santos no quiso negociar, comenzó el paro cívico cafetero nacional que concluyó el 8 de marzo con los acuerdos entre dignidad cafetera y el gobierno nacional suscritos en Pereira y que alcanzaron el PIC cafetero, los programas de alivios de deudas conocidos como PRAN Cafetero y FONSA, y otros seis puntos que no cumplió el gobierno de Santos.
Posterior a esa movilización se realizó el que en Dignidad Agropecuaria llamamos, cariñosamente, Paro de las Ruanas. Y, como resultado de esas movilizaciones y de otras adelantadas por otros sectores, como los cacaoteros, se creó el seis de octubre de 2014 la  Asociación Dignidad Agropecuaria Colombiana que, con entusiasmo defendió, apoyó e integró como miembro principal del Comité Ejecutivo Nacional, Luís Gonzaga Cadavid.

Además de su compromiso organizativo con las causas agropecuarias, hay que abonar su conocimiento, estudio y análisis de la situación nacional e internacional de la agricultura. Fueron muchas las horas conversadas sobre la coyuntura y los problemas estructurales de la economía agrícola nacional, sin dejar por fuera el análisis de los problemas sociales y las opciones de participación política en las que, siempre y con inmensa generosidad, optó por contribuir con las campañas de senado y presidencial del senador Jorge Robledo.

Junto a su familia construyó una empresa cafetera que, en medio de las dificultades
propias del agro en Colombia, logró dedicar buena parte de su predio a la Fundación
Verdes Horizontes, un refugio de la naturaleza cuidado con esmero y que hace parte de las reservas naturales de la sociedad civil colombiana. En una lucha diaria de más de 40 años, construyó parte de sus sueños y, estamos seguros de que la semilla sembrada por Luís Gonzaga tendrá, en sus herederos y en las
comunidades donde desarrolló sus actividades, tierra abonada para aprender de su
ejemplo y continuar su lucha por la Dignidad de los cafeteros y agricultores de Colombia.
Nuestras banderas están desplegadas a media asta, nuestro dolor por el crimen cometido contra Luís Gonzaga indigna nuestra razón y sentimientos, pero nuestra voluntad de seguir adelante está firme como la tierra, que vio el amor con que Luís Gonzaga Cadavid vivió su fructífero paso por la mente y el corazón de quienes lo conocimos.

Paz en su tumba.

Comité Ejecutivo Nacional
Dignidad Agropecuaria Colombiana


Oscar Gutiérrez Reyes
Director Ejecutivo Nacional
Manizales, noviembre 12 de 2021

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: