Si a Colombia le va bien, a los colombianos y colombianas en el exterior también les va bien.

Ricardo Botero

10 de marzo de 2022

Sigue a Ricardo Botero en sus redes sociales

Ricardo Botero

Director +57 Conexión Colombia

Montreal, Canadá.

Marzo 6 de 2022

 

A pocos días de las elecciones al Congreso de la Republica y de las consultas de las coaliciones para escoger sus candidatos a la Presidencia, comparto una breve reflexión acerca de los sucesos de los últimos años con el fin de presentar mis opciones para esta contienda electoral. 

En primer lugar, la pandemia del covid-19. Ya son dos años en los cuales hemos vivido grandes impactos por cuenta del sinnúmero de medidas que todos los gobiernos del mundo adoptaron para frenar la propagación del virus y proteger a su población; medidas que impactaron todos los aspectos de la sociedad como el cierre de fronteras, cuarentenas, cierre de comercios, trabajo y escuela en casa, etc. Los países con políticas económicas que protegen su producción nacional, que garantizaron ayudas económicas a la clase trabajadora y que entendieron la importancia de la vacunación temprana como una medida de lucha contra la pandemia, fueron al final y al cabo los más beneficiados. 

Sin embargo, países como Colombia, en el cual su producción agrícola e industrial está condicionada por el libre comercio y los TLC, sufrió graves consecuencias al ser un país dependiente de las importaciones en muchos sectores de la economía nacional. Con la pandemia los colombianos de a pie comprendieron que en épocas de crisis, como en una pandemia, producir lo que podemos producir sin depender de la volatilidad del comercio exterior, nos garantizaría por lo menos nuestra dieta básica, asunto que no es de poca monta, pues es un asunto de seguridad nacional. El aumento del precio de la papa y del pan explica de la mejor manera esta situación. 

En segundo lugar, la invasión del gobierno de Putin a Ucrania. Invasión que merece todo el repudio, así como también las invasiones a Palestina, Irak, Afganistán, Siria, Yemen, Somalia y los demás pueblos oprimidos por los gobiernos de los países imperialistas. Dicha crisis nos está llevando a escenarios de incertidumbre, guardadas las proporciones, similares a los vividos en la pandemia: choques diplomáticos entre potencias, cierre de espacios aéreos, crisis de refugiados, como también impactos mayores en la economía mundial.

¿Y qué tiene todo esto que ver con los colombianos y colombianas en el exterior? En lo fundamental, mucho, pues la crisis de los hogares colombianos que cada vez aumenta por cuenta de las políticas neoliberales, la crisis producida por la pandemia y las consecuencias que estamos viviendo con respecto a la invasión a Ucrania, son una razón de peso por cuanto a los colombianos en el exterior sí nos importa el país que dejamos, en el que viven nuestras familias y al que queremos volver algún día. Y nos debe preocupar puesto que si las cosas van mal son nuestras familias que lo padecen y poco podemos hacer nosotros desde los países donde vivimos, a parte del envío de remesas que ayuda en mucho a apaciguar esta crisis.  

Dicho de otro modo, si queremos el mejor bienestar para nuestras familias y para Colombia, lo primero que nos debe preocupar es, desde el exterior, elegir bien, elegir a quienes puedan sacar a nuestro país del subdesarrollo y llevarlo por las sendas del progreso, con dignidad, con una férrea defensa del interés nacional, del agro, de la industria, de la educación, de la salud, de los campesinos, de los empresarios, jóvenes, mujeres, indígenas, afrodescendientes y raizales, es decir, del conjunto de la población nacional. Si a ellos les va bien, si a Colombia le va bien, a los colombianos y colombianas en el exterior nos va bien. En esta contienda electoral la diáspora colombiana debería observar con buena atención qué candidatos y partidos se están excediendo en su ambición electoral con propuestas populistas con tal de ganar a toda costa y mejor respaldar las agrupaciones electorales y sus candidatos que proponen un programa serio para salir de la crisis y gobernar bien a Colombia. Y es la Coalición Centro Esperanza la que se destaca en este sentido.

Uno de estos candidatos es Jorge Enrique Robledo, quien durante toda su vida y en su trayectoria política ha defendido los intereses de la nación y del pueblo colombiano, duro contra la corrupción y los politiqueros y solidario con el pueblo que sufre con los malos gobiernos. Para Robledo no todo vale, dice que no se puede pensar el cambio de nuestro país ni prometiendo lo imposible con populismos ni con los mismos de siempre que han destruido a Colombia; para él ¡Esto es en serio! Votaré por Robledo en la consulta presidencial de la Coalición Centro Esperanza. Considero que  el programa presidencial 2022 de Jorge Enrique Robledo propone la mejor política contra el desempleo, el empleo informal y la pobreza, pues busca la recuperación y promoción, dentro de la economía de mercado, de la producción nacional industrial y agropecuaria, tan dañadas por la apertura neoliberal y los TLC.

Y en ese sentido, para atender de la mejor manera las necesidades de los colombianos y colombianas en el exterior, Robledo propone las siguientes medidas: Mejorar el servicio consular con funcionarios de carrera en las embajadas y los consulados, acuerdos con diferentes países para que quienes emigren gocen de un estatus regular, garantizar por medio del Estado la repatriación de cuerpos de connacionales fallecidos fuera del país, asesoramiento jurídico a compatriotas residentes en el exterior, facilitar el reconocimiento de los títulos obtenidos en el exterior y garantizar el pleno ejercicio de la participación política.

En la misma línea, para el Senado votaré por Jorge Gómez. Él es el actual representante a la Cámara por el partido Dignidad y por Antioquia, donde también fue diputado en tres períodos. Llegó al Congreso en 2018 como fórmula del senador Robledo con quien ha realizado toda su vida política. Jorge Gómez es un hombre honesto, valiente y estudioso, siempre ha estado con la gente y con sus causas y en defensa de los intereses de la nación. Junto con Robledo está comprometido con las causas de la comunidad colombiana en el exterior: #15 Coalición Alianza Verde Centro Esperanza.

Finalmente, para la Cámara de Representantes por la circunscripción de colombianos y colombianas en el exterior la Coalición Alianza Verde Centro Esperanza inscribió 3 listas, con destacados líderes y lideresas que sin duda representaran con altura la diáspora colombiana. Invito a que respalden a una de estas tres listas: Coalición Fuerza Colombia (ASI y Colombia Renaciente), Partido Alianza Verde y Nuevo Liberalismo.

Estos candidatos y candidatas representan la oportunidad de cambiar a Colombia de verdad, si le va bien al país, a la diáspora también nos va bien. El sueño de una Colombia dónde el sol brille para todas y todos sigue intacto. ¡Todos a las urnas entre el 7 y 13 de marzo!

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: