Petro, de tumbo en tumbo

Juan Manuel Ospina – tomado de El Espectador

11 de enero de 2022

Sigue a Juan Manuel Ospina en sus redes sociales

Gustavo Petro es hoy la principal víctima de su (grandi)elocuencia. Se extasía oyéndose a sí mismo, cuando le habla no a sus compatriotas, tampoco a la humanidad, sino a “La Historia”, así con mayúsculas, o tal vez más modesto, a su ego inmarcesible. Sea lo que sea, la verborragia lo está metiendo, ya como presidente, en un embrollo que a todos, como colombianos, nos salpica.

Parece olvidar que ya no es el congresista que tenía la posibilidad de la irresponsabilidad verbal parlamentaria, tampoco el candidato que podía darse el lujo, para pescar votos, de ser simplemente irresponsable en lo que dice y promete. Resulta que es el presidente de la República, la cabeza del poder Ejecutivo, con la responsabilidad y la tarea democrática para hacer, para ejecutar “aquí y ahora”, y no simplemente especular, soñar o atacar en voz alta. Lo que dice y no dice, el cómo y el cuándo lo dice, no es asunto adjetivo, no es una simple especulación, es el poder del Estado quien habla. Esto Petro no lo entiende, o en su soberbia no le importa. La suya es una irrealidad elocuente que en vez de aclararle a él y a Colombia su futuro, el camino a seguir, la tarea a realizar, se enreda y nos enreda.

 

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: