¡Poco por celebrar!

Jose Arlex Arias

22 de noviembre de 2022

Sigue a Arlex Arias en sus redes sociales

El pasado 15 de este mes se cumplieron los primeros cien días del gobierno del presidente Gustavo Petro, quien asumió con muchas expectativas por autodenominarse de izquierda, junto a su coalición oficialista del Pacto Histórico (Una persona u organización se denomina de izquierda principalmente por su defensa de la soberanía y autodeterminación nacionales). Los secuaces y barras bravas petristas convocaron a las “personas inteligentes” a una marcha de respaldo oficialista. Por su parte, los medios de comunicación y analistas hicieron los respectivos balances, mientras varias empresas realizaron sus respectivas encuestas de opinión.

Según la firma Invamer, la imagen favorable de Petro creció 22 puntos porcentuales tras ganar la Presidencia, llegando al 64 % en julio de este año. Sin embargo, una consulta realizada entre el 4 y el 7 de noviembre reveló que el 49,7 % de los encuestados aprueba su labor, mientras que la desaprueba un 42,7 %. Al parecer la proporción de los “no inteligentes” comienza a ser casi la mitad. No es de poca monta lo que rechazan los “no inteligentes”: 59,8 % creen que las cosas en el país van por mal camino; 54,5 % está en desacuerdo con que no se sigan explorando yacimientos de petróleo y gas; y un 61,6 % no aprueba los impuestos a los alimentos ultraprocesados.

Los principales defensores de Petro resaltan: La reforma tributaria, a la que ven progresiva, así esté cargada de impuestos al consumo y a la clases media y trabajadora; el acuerdo con Fedegan para comprar 3 millones de hectáreas de tierra pero que la ministra de Agricultura dijo que sería un millón “si acaso”; la reapertura de la frontera y relaciones con Venezuela; la ratificación y firma presidencial que convierte el Acuerdo de Escazú en ley; la ley de Paz Total; y los Puestos de Mando Unificados por la Vida, a pesar de que en los primeros tres meses del gobierno de Petro ya habían acribillado a 35 líderes sociales. Pero todo ese panorama se ensombrece con la valorización del dólar, la disparada de la inflación, con gran peso en los alimentos, el incremento de las tasas de interés y el aumento de los precios de los combustibles, además de las promesas incumplidas; que son temas de responsabilidad del Gobierno. Toda una espiral que hace crecer el inconformismo de los “no inteligentes”.

El analista económico y político Aurelio Suárez, en su columna “Petro, 100 días mirando a Washington” en la revista Semana, hace una relación del grado de funcionalidad del gobierno de Petro para con Estados Unidos. Afirma que “durante estos 100 días, miraron más a Washington que a otro lado, ceñidos a la agenda “integral” con Estados Unidos en la estrategia geopolítica de la Superpotencia de alinear el Continente, hacer zigzag para conservar su hegemonía, cooptar eventuales fuerzas desestabilizadoras y desactivar posibles estallidos sociales”. Y después de mencionar los hechos vinculantes y acuerdos de colaboración, concluye: “En fin, un Gobierno paralelo avalado por Petro…Si se agrega el Plan Amazonia, que cederá soberanía territorial, los 100 días de Petro son de solícito colaboracionismo con Washington, quizás la versión “progre” del respice polum (“mirar hacia el norte”), de Marco Fidel Suárez”. 

Si sumamos el Ejército Binacional Vanguardia del Sur, que está asentado bajo el mando de EEUU, en el fuerte de Tolemaida, municipio del Nilo. Cundinamarca: ¡Los colombianos, menos si se hacen llamar de izquierda, tienen poco por celebrar!

Cartagena – Bolívar, lunes 21 de noviembre de 2022

JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS

Comunicador Social – Periodista

arlexariasarias@yahoo.com

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: