Aproximación a Jorge Luis Borges

Tomado de: El Nuevo Día

Hugo Patarroyo Murillo

5 de septiembre de 2022

Sigue a Hugo Patarroyo en sus redes sociales

La verdad, poco me gusta escribir en primera persona, mejor dicho, con el “yo” por delante, pero, fueron tantos y tantos los mensajes que recibí preguntándome cómo llegué a Borges que, decidí redactar la presente nota.

Del escritor argentino conocí por pura coincidencia. Estaba en la Universidad de Los Andes, ‘cuadrando’ el horario de uno de los semestres en Ciencia Política, en el segmento de Humanidades y, se debía tomar como electiva un seminario que fuera en las horas de la mañana, en unos días específicos. Estaba ahí, el “Seminario de Borges”. Me inscribí, se inician los clases y….. ¡Oh sorpresa! La introducción del curso fue “un gran barniz” sobre el “boom” de la literatura latinoamericana: García Márquez, Cortázar, Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Roa Bastos entre otros. La profesora Cristina (que entre otras, es “docta” sobre Jorge Isaacs, fallecido en Ibagué) tuvo a bien indicarnos que, ese “boom” tuvo predecesores en Latinoamérica que, ya descollaban en las literatura y, nos indicó que, fueron entre otros, el cubano Alejo Carpentier, el uruguayo Juan Carlos Onetti, el mexicano Juan Rulfo y los argentinos Ernesto Sábato y Jorge Luis Borges, los que con anterioridad, habían sido los pioneros de “una renovación de la escritura literaria en la primera mitad del Siglo XX”.

Ahí comenzó mi interés por Borges. Me preguntaba, quién era uno de los que “había abierto trocha” (para utilizar un término tolimense) en esa selva de escritores ubicados arriba del “Trópico de Cáncer”. Era indudable que en Latinoamérica, la temática se enfrascaba, en ocasiones tangencialmente y muchas veces profundamente, sobre lo político y lo social. La Revolución Cubana (1959) estaba de moda y los movimientos insurgentes tuvieron gran acogida en muchos de los sectores sociales de la región.

Colombia no fue ajena a esos vientos de insurrección y nacen las Farc en 1964, en el sitio denominado Marquetalia, de la Inspección de Gaitania, Municipio de Ataco ( Planadas se erige Municipio posteriormente, en el año 66) en el Tolima. Borges a su manera, siempre fue contestatario, un libertario a ultranza. Su anti-peronismo, lo llevó a saludar coyuntural y momentáneamente, los cambios políticos en Argentina, lo que le granjeó numerosos detractores a nivel internacional. Cualquiera diría que no había nacido en Buenos Aires, Argentina, sino en el Sur del Tolima. Era un Bakuniano de las letras, un agitador de la literatura.

Borges dejó un gran legado a la posteridad. Su conocimiento del hombre como tal, siempre lo llevó a cuestionar lo tradicional en su forma de escribir. Al lado de Borges, no se puede prescindir de María Kodama, la joven de origen japonés que acompañó al invidente escritor, en sus últimos años de vida. María fue su secretaria, su compañera, su lazarillo. El argentino la declaró su heredera universal.

Adendo: Con todo el respeto que me merece la Rama Jurisdiccional (ya que soy un total convencido de los tres poderes), suena increíble por no decir menos, lo que sucede a personas como Guillermo Alfonso Jaramillo y Betty García. Su trayectoria de servicio al Tolima y los tolimenses, ha sido siempre impecable, transparente, diamantina. No se sabe en qué enredos los metieron tal vez, algunos mandos medios. Esperamos que “la luz brille al final del túnel”.

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: