Lamentamos la muerte de un gran luchador

Partido DIGNIDAD

27 de agosto de 2021

Hacia el año de 1978, después de distinguirse en las luchas estudiantiles y haber culminado sus estudios de arquitectura en la Universidad Nacional, el compañero JULIO FERNANDO ENRIQUEZ MIRANDA atendió el llamamiento que hizo Francisco Mosquera desde la dirección del MOIR para que los estudiantes e intelectuales vinculados a la organización se desplazaran a las regiones, pueblos y veredas a establecer contacto estrecho con los obreros y los campesinos, sectores fundamentales de la sociedad, en la llamada política de “Pies Descalzos”.

Julio atendió complacido la orientación partidaria y se estableció en la ciudad de Espinal, Tolima, desde donde se conectó con los habitantes de los municipios del sur del departamento, y fue recolector de algodón y maíz para organizar a los jornaleros agropecuarios. Así se vinculó con los trabajadores y empleados del Incora y de la Compañía Colombiana de Tabaco, Coltabaco, que tenía planta en el Espinal y acompañó las luchas del sindicato de maestros del Tolima, Simatol.

A principios de la década de los 80 se trasladó a Ibagué, donde asumió la dirección departamental del MOIR.

Julio participó en las lides electorales con gran entusiasmo, ayudando en la conformación del Frente por la Unidad del Pueblo FUP, el Polo Democrático Alternativo y el partido Dignidad. Fue candidato al concejo de Ibagué. Estuvo en primera fila en la organización de la Unión Cafetera, luego en la Unidad Cafetera, la Asociación por la Salvación Agropecuaria y Dignidad Agropecuaria Colombiana. Puso especial atención en el trabajo con el movimiento sindical del Tolima y demás organizaciones sociales, siempre con gran espíritu unitario y haciendo los mayores esfuerzos para unir a Colombia en la búsqueda plena de su soberanía nacional y el bienestar de la población, que solo podremos resolver, lo repetía Julio, rompiendo con la dependencia económica y política de Estados Unidos.

Julio tuvo una fructífera vida laboral y profesional. Como arquitecto participó en importantes proyectos urbanos en Ibagué y Espinal. Hizo parte de Comfenalco-Tolima como director de la División de Vivienda, desde donde apoyó a la población y a los trabajadores sindicalizados de esa organización. Hizo parte de la Sociedad Tolimense de Arquitectos y desde allí estuvo en la veeduría a las obras del túnel de La Línea, y planteó duras críticas al desarrollo de ese proyecto.

Mantuvo un estilo de vida sencillo. Amable y de buen genio, fue siempre un compañero fraterno y solidario. Haciendo honor a sus ancestros nariñenses, disfrutaba y hacía disfrutar a sus compañeros y amigos su gran gusto por la música, con quienes compartía, guitarra en mano, en sus reuniones y tertulias.

Le sobreviven su esposa Maria del Pilar Vargas Melendro y sus hijos María y Simón. A ellos y sus hermanos y demás familiares les hacemos llegar las más sentidas condolencias del partido Dignidad, de toda la dirección y militancia, y, en especial, de su presidente, doctor Juan Manuel Ospina, y del senador y candidato presidencial Jorge Enrique Robledo .

Julio Enríquez fue un ser especial que dedicó su vida a la más noble de las causas, luchar por el bienestar de sus semejantes, contra los malos gobiernos y la injerencia extranjera en nuestra patria. Se empeñó hasta último momento en ayudar a construir un partido político para unir a Colombia en la procura de tan caros objetivos. Las generaciones de luchadores que Julio formó en el Tolima, asegurarán la vigencia de sus luchas.

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: