Calle 40 # 20 -38 Teusaquillo, Bogotá

Lunes a Viernes 8 – 6 pm

Pronunciamiento del Foro de Moción de Censura al Plan Nacional de Cultura (PNC) 2022 - 2032

FRENTE AMPLIO POR LA DEFENSA DE LA CULTURA NACIONAL

17 de mayo de 2022

El Ministerio de Cultura de Colombia viene promoviendo desde el año pasado la actualización y formulación del nuevo Plan Nacional de Cultura (PNC) 2022-2032 y los artistas, gestores, organizaciones, asociaciones, colectivos, y todos los miembros de la cadena de producción del arte y la cultura, vemos con gran preocupación dicha formulación y rechazamos la metodología usada para su elaboración, así como los contenidos del mismo que ya comienzan a vislumbrarse.

Lideradas por el Frente Amplio en Defensa de la Cultura Nacional y con los profundos estudios realizados por el Observatorio Cultural de Santiago de Cali, gran cantidad de asociaciones artísticas y culturales nacionales como la Unidad Nacional de Artistas-UNA, la Asociación Colombiana de Actores-ACA, la Mesa Amplia por el Arte y la Cultura-MAAC, el Sindicato de Trabajadores de la Música-SINTRAMUSIC, el Círculo Colombiano de Artistas-CICA, el Sindicato Nacional de Circos de Colombia, la Asociación Colombiana de Cinematografía y Artes Audiovisuales, así como numerosas organizaciones artísticas y culturales regionales, representantes de las comunidades indígenas y étnicas, artistas, gestores, empresarios y miembros de toda la cadena de producción de las artes y la cultura, cuyas firmas se incluyen en esta declaración, promovieron el Foro de Moción de Censura al Plan Nacional de Cultura 2022-2032, con el propósito de buscar el apoyo de toda la ciudadanía y de los legisladores para frenar la elaboración e implantación de dicho Plan y exigir estudios y metodologías apropiadas e incluyentes, así como contenidos que garanticen la democracia, independencia y soberanía cultural y su reafirmación como derecho fundamental y bien primordial de interés social.

Desde finales del 2021, el Observatorio Cultural de Santiago de Cali ha realizado profundos estudios y análisis, tanto de las metodologías utilizadas por el Ministerio, así como de los lineamientos que de ellas se derivan. También le ha enviado una crítica concienzuda, al igual que una solicitud, resaltando la necesidad de realizar mayores y más transparentes estudios, con la verdadera participación del sector, para poder formular cualquier proposición que determine las políticas culturales del país, así como su gestión pública.

Entre otras, el Observatorio cuestiona la deficiente evaluación del PNC 2001-2010, “Hacia una ciudadanía democrática cultural”, y su actualización con criterios que no contemplan las transformaciones que ha sufrido el país, las nuevas dinámicas y estructuras contemporáneas, ni la implantación de políticas culturales lesivas para el sector y la Nación, como la de la “economía naranja”, así como el continuismo institucionalizado de las rifas de becas, convocatorias, concursos y bolsas de estímulos con presupuestos pírricos, sesgados o a la medida de los mercaderes del arte y de la cultura.

El Observatorio enfatiza que “al no realizarse la evaluación del Plan Nacional de Cultura 2001- 2010, la legitimidad entra en crisis y se pone en desconfianza dicha actualización”, más cuando para dicha actualización no se ha concertado con los propios artistas y los verdaderos gestores y creadores ni con los sectores artísticos y culturales, y en cambio recurren a ignaros y a voces anónimas (mediante buzones de voz) con escasos conocimientos sobre la problemática cultural del país y, como si fuera poco, se apoyan y sustentan en los conceptos sin fundamento de algunos consejeros nacionales de cultura que no nos representan y que deberían justificar de cara al país la recomendación de formular y aprobar el Plan Nacional de Cultura a partir de una actualización del PNC 2001-2010, sin una evaluación previa de esta, lo que los convierte, más que en asesores y aliados de los artistas, actores y hacedores del arte y la cultura, en cómplices y encubridores de una gran farsa político-cultural, propia de este gobierno plutocrático.

El Observatorio resalta que no se tomaron en cuenta los requisitos, las necesidades y prioridades, así como las condiciones del desarrollo artístico y cultural de los municipios, los territorios, las minorías étnicas y los grupos poblacionales para proponer un Plan Nacional de Cultura que fuese diseñado, estructurado y desarrollado por los propios artistas, creadores y gestores culturales, en el ámbito local, regional y nacional, sino que optaron por el camino facilista de actualizar de manera apresurada y desbocada un reprobado plan de cultura donde los artistas y trabajadores del arte y la cultura se constituyen en objeto de estudio, pero sin ser los protagonistas del mismo; y donde, para colmo de males, en el afán de legitimar académicamente este desafuero solicitan increíblemente el acompañamiento de universidades que no tienen facultades ni programas de artes.

De la misma manera, varios Consejeros del Colegio Máximo de las Academias de Colombia — órgano consultivo del Gobierno que incluye, entre otras, a la Academia Colombiana de la Lengua, la Academia Nacional de Historia, la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Academia Colombiana de Ciencias Económicas y el Patronato Nacional de Artes y Ciencias—, en el documento “Comentarios al Plan Decenal de Cultura”, del 22 de abril de 2022, resaltan las falencias metodológicas y de contenidos del proyecto, para lo cual era indispensable y lógico, como lo planteara el mismo Observatorio, que se realizara primero la fase de alistamiento en todos los 1.103 municipios e incluir el levantamiento actual del estado del arte y la cultura en cada uno de ellos. Acertadamente, los Consejeros señalan que la sostenibilidad del sector requiere de recursos presupuestales de muchísima mayor cobertura para garantizar la producción de bienes y servicios, circulación, consumo y empleo en condiciones estables y dignas, así como el disfrute de los derechos sociales de las personas vinculadas al sector (Vázquez, M., López, L. y Varón, D., 2022, pp. 2-7).

No es suficiente que el Estado articule y medie las acciones del sector privado-nacional y extranjero para que contribuya a la viabilidad y sostenibilidad de la diversa producción cultural, sino que aporte muchos más recursos, llegando como mínimo a un 4% del Presupuesto General de la Nación (PGN). Hasta ahora no se tiene claro cómo será la participación del sector privado para apoyar a los artistas, pero sí se tiene claro cómo los artistas deben apoyar al sector privado.

Como dicen los Consejeros, el PNC requiere incluir la formulación de rutas e indicadores de gestión como instrumentos de evaluación del cumplimiento de propósitos y logros tangibles, estudios financieros y de costos, así como cronogramas que apunten al logro de los objetivos generales del Plan de Cultura, relacionados con la consolidación de los derechos culturales. Igualmente, el Plan debe contener de manera clara y evidente el elemento étnico y el multiculturalismo en su amplitud y complejidad. Asimismo, es imprescindible y necesario que se visualice la Historia de Colombia en la trayectoria cultural del país y que se promueva su enseñanza y divulgación, para que podamos comprender nuestra verdadera identidad nacional y el multiculturalismo que nos caracteriza, valorando los antecedentes y aportes de los distintos actores socioculturales. Se debe exponer de manera más coherente la relación de los derechos humanos en general con los derechos culturales, tales como la libertad de expresión, la diversidad ideológica y los derechos sociales, civiles y políticos.

El Ministerio de Cultura entiende los derechos culturales como aquellos al servicio de la economía, tales como los derechos de autor, la propiedad intelectual y las patentes, pero no los derechos de los ciudadanos y +artistas sobre el disfrute de los bienes artísticos y culturales. El enunciado de “Ciudadanía democrática cultural”, eje rector del PNC, debe incluir el reconocimiento y plenas garantías del disfrute de la ciudadanía política orientada a la ampliación de la participación del sector cultural en la toma de decisiones que lo afectan, así  como la libre expresión artística.

Conforme con los Consejeros, la “ciudadanía socio-económica” requiere de mecanismos de financiación más amplios e incluyentes, con mayor cobertura; de tal suerte que se garanticen la producción, circulación y consumo de bienes y servicios culturales, condiciones de vida y laborales dignas y estables, que permitan el disfrute de los derechos socioculturales. El sustento del concepto de cultura como derecho requiere de un plan de cultura que tenga un presupuesto propio, una financiación estatal adecuada y progresiva a través del tiempo.

Para nadie es desconocido que el Sistema Nacional de Cultura opera con una agenda impuesta por el centralismo de Mincultura, focalizado en las capitales de los departamentos y en las ciudades intermedias; entretanto, en los municipios pequeños y aislados, los gobernantes de turno manejan y destinan sus recursos para sus propios intereses, mientras los procesos de formación y creación, al vaivén del trabajo gratuito de los artistas y creadores, quedan a la merced de los mercachifles.

Los criterios planteados por el Mincultura para un nuevo PNC están profundamente ligados al mantenimiento de la equivocada concepción de la cultura como un mero negocio rediticio para los grandes empresarios, especialmente extranjeros, enmarcado en la “economía naranja”. Criterios que, mientras mantienen el presupuesto cultural con un porcentaje mínimo (0.17%) del presupuesto general de la nación, escatima el concepto de cultura como derecho constitucional, al tiempo que les da gabelas, exenciones y ayudas tributarias a las grandes empresas del entretenimiento, especialmente a las internacionales, y les ofrece nuestro territorio como coto de caza para su enriquecimiento y la búsqueda de mano de obra capacitada, pero tercerizada y desprotegida laboralmente.

Los absurdos estudios del Ministerio de Cultura afirman que la “sostenibilidad se convierte en requisito para el apoyo de parte de las instituciones” y “se convierte en una medida de viabilidad de los proyectos de los agentes” (sic). Las pretensiones gubernamentales, adicionalmente, ponen en peligro el patrimonio material nacional al relacionarlo con el “reordenamiento urbano” y con “fortalecer el turismo cultural”.

— Es totalmente inaceptable que el actual gobierno, el más impopular y retardatario en muchos lustros, pretenda amarrar la futura política cultural de las próximas dos legislaturas a criterios mercantiles antinacionales que la acaban como derecho y como un bien de interés social.

— Ningún Plan Nacional de Cultura debe ser elaborado sin las metodologías y estudios adecuados y pertinentes, y sin la inclusión amplia y democrática del sector de los artistas, de los agentes culturales, de las minorías étnicas y sociales y de la opinión de la población en general de los 1.103 municipios del país.

— Ningún Plan puede amarrarse a las políticas culturales actuales que la acaban como derecho de la nación y de sus gentes, especialmente a la “economía naranja”.

—Ningún Plan puede ser viable sin garantizar una financiación oficial adecuada para elsector.

— Ningún Plan puede adelantarse sin garantizar la vida y labor dignas y los derechos sociales de los artistas y de todos los integrantes de la cadena de producción del sector cultural.

— Ningún Plan puede ignorar los desarrollos contemporáneos y el papel actual de las grandes compañías tecnológicas mundiales en el proceso de apropiación de la cultura, razón por la cual se debe reglamentar y tasar su funcionamiento en el territorio nacional.

— El pueblo colombiano es gestor y creador de las más variadas y expresivas realizaciones intelectuales, artísticas, folclóricas y culturales. Su derecho a continuar, enriqueciendo al mundo y a su propia gente con sus extraordinarias creaciones, no sólo debe protegerse y garantizarse, sino que debe ser estimulado y exaltado.

Por todo lo anterior, el Frente Amplio por la Defensa de la Cultura Nacional y las demás organizaciones firmantes, en nombre de los artistas, gestores, trabajadores y colectivos de los distintos sectores culturales, así como de la sociedad en general, que se ve afectada en los contenidos, en su cantidad, calidad y en su acceso:

  1. Rechazan perentoriamente estas pretensiones y las metodologías inaceptables aplicadas que demagógicamente fingen ser inclusivas, pero que realmente apuntalan una política cultural contraria a los intereses nacionales, al sector cultural, a la diversidad, a la inclusión y a la democratización cultural; pues, de esta manera se despoja a los colombianos de lo más profundo y necesario para cualquier sociedad: su identidad, su dignidad, su conciencia, su capacidad de creación y transformación; en suma, de cualquier ideal que vaya más allá de la mera y precaria supervivencia.
  2. Respaldan y hacen suyo el esmerado trabajo de fiscalización, seguimiento y análisis que el Observatorio Cultural Santiago de Cali ha venido realizando en torno a la pretensión del Ministerio de imponer un nuevo PNC de manera antidemocrática y sin los estudios mínimos necesarios, y acogen su acertada propuesta para que no se aprueben ni su redacción, ni su implementación.
  3. Invitan a todos los artistas, organizaciones, asociaciones, colectivos, gestores, técnicos y a todos los miembros de la cadena de producción cultural, así como a la entera sociedad colombiana, a rechazar y frenar cualquier formulación de un nuevo PNC de la manera como lo pretenden el Ministerio y el Gobierno.
  4. Solicitan a los senadores y representantes en función, y a los recientemente elegidos, a acompañar el sentir de las asociaciones culturales y los artistas, para garantizar una producción cultural y artística democrática, independiente, diversa y soberana y, porlo tanto, adelantar una AUDIENCIA PÚBLICA inmediata en el Congreso sobre el nuevo PNC y las ambiciones de amarrar el futuro de la cultura nacional a estas políticas.

Colombia, mayo 7 de 2022

FRENTE AMPLIO POR LA DEFENSA DE LA CULTURA NACIONAL

Firmantes:

  1. Observatorio Cultural Santiago de Cali
  2. Unidad Nacional de Artistas-UNA
  3. Asociación Colombiana de Actores, ACA.
  4. Mesa Amplia por el Arte y la Cultura- MAAC
  5. Círculo Colombiano de Artistas-CICA
  6. Sindicato Nacional de Trabajadores de la Música- SINTRAMUSIC
  7. Asociación Colombiana de Cinematografía y Artes Audiovisuales
  8. Asociación Colombiana en Defensa de la Enseñanza de la Historia-ACDEHIS
  9. Adedanza, Antioquia
  10. Fundación Karisma
  11. Escuela de Formación Política para Artistas y Gestores Culturales
  12. Fundación Artística y Cultural Amauta Teatro
  13. Biblioteca Popular Carlos Gaviria Díaz de Riohacha
  14. Club Colombiano de Artes Mágicas
  15. Cococho es cuestión de cultura – Cali
  16. Fundación Casa de las Burbujas, Cali
  17. Fundación Teatro Mestizo

. Asociación Artística, Arsis.

  1. Asociación Cultural Lámpara Maravillosa
  2. Asociación Cultural Mestizando de Dosquebradas, Risaralda
  3. Asociación de Artesanos del Quindío
  4. Asociación de Escritores de la Costa y el Parlamento de Escritores
  5. Asociación de Escritores del Magdalena
  6. Asociación de Grupos Folclóricos de Música y Danzas-ASODANZAS
  7. Colectivo de Mujeres Artistas del Quindío
  8. Colectivo Municipal de Artistas de Sabana de Torres
  9. Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira
  10. Federación Indígena Tayrona, Zona de Recuperación Territorial Arahuaca
  11. Frente Amplio por la Defensa de la Cultura, Valledupar
  12. Frente Cultural del Atlántico
  13. Junta Mayor de Palabreros Wayuu
  14. Movimiento en Defensa del Vallenato Clásico
  15. Organización Musical Saavedra, Bucaramanga
  16. Red de Profesores de Lengua Castellana, Cap. Bolívar
  17. Sindicato de Músicos de Colombia
  18. Sindicato Nacional de Circos de Colombia
  19. Sociedad de Gestión Colectiva de Derechos Conexos y Ejecutantes Musicales
  20. Comité de Planificación Comuna 18, Cali
  21. Consejo de Cultura-Sibaté, Cundinamarca
  22. Consejo Municipal de Cultura-La Jagua de lbirico, Cesar
  23. Escuela de Cine de Caicedonia – Valle
  24. Escuela de Cine de Cali Pakiko Ordóñez-Caicedonia, Valle del Cauca
  25. Escuela de Formación Artística y Musical Valledupar Banda Show
  26. Formación Musical Banda Folclórica Infantil la Madera
  27. Laboratorio de Teatro Universitario de la Universidad Nacional de Colombia
  28. Museo de la Salsa – Cali
  29. Universidad del Valle, Facultad de Arte – Cali
  30. Agenda Cultural Punto Aparte
  31. Círculo Social Jaime Padilla Maestre, Valledupar
  32. ConCultura-El Carmen de Viboral, Cundinamarca
  33. Corporación artística La Polilla-Medellín
  34. Corporación Carnaval de Riosucio
  35. Corporación Clúster de la Cultura y de la Música Vallenata
  36. Corporación Cultural Barra del Silencio (Teatro)-Medellín
  37. Corporación Cultural Candileja-Neiva
  38. Corporación Artística gente de Teatro
  39. Corporación Cultural Sonidos Enraizados-Bogotá
  40. Corporación de Danzas de Chochó
  41. Corporación Festival Popular de Teatro Vivo-Cali
  42. Corporación Hablando por los Niñ@s (Teatro)-Manizales
  43. Corporación Social Plus Buga – Guadalajara de Buga
  44. Corporación Swing Latino – Cartagena
  45. Cultura Lunar-Cali
  46. FestiCaribe Santa Marta
  47. Festival FAICP, Festival Artístico Internacional Invasión de Cultura Popular.
  48. Festival Vallenato Mayor. Manaure Cesar.
  49. Fundación Artera, Pasto
  50. Fundación Ázoe Danza – Jamundí
  51. Fundación Cantautores Vallenatos
  52. Fundación Colombia es Arte, Valledupar
  53. Fundación Cultural Creando Amigos, Valledupar
  54. Fundación Cultural Swing K-ribe, El Plato, Magdalena
  55. Fundación Cultural Tacumbé, El Plato, Magdalena
  56. Fundación Ecotapegua, Tenerife, Magdalena
  57. Fundación Espacio T (Teatro)-Cali
  58. Fundación Festival del Hombre Caimán. El Plato, Magdalena
  59. Fundación Festival Nacional del Bullerengue, Marialabaja, Bolívar
  60. Fundación Gestos (Teatro) – Montería
  61. Fundación Musical Guido Suárez Marching Band, Valledupar
  62. Fundación Punto de Partida-Manizales
  63. Fundación Rosa Yanire Martínez Esquivel, El Paso, Cesar
  64. Fundación Siguiendo los Pasos de un Acordeón de Machobayo, La Guajira
  65. Fundación Tchyminigagua
  66. Fundación Teatro Punto de Partida-Manizales
  67. Fundación Yo Soy el Pasero, El Paso, Cesar
  68. Fundacubai (Danzas) – Cali
  69. Nodo de Gestores Culturales por la Vida
  70. Agrupación Musical Veneno Rock
  71. Arlequines Zona Bananera (Escuela de teatro) – Magdalena
  72. Banda de la Escuela Musical Alternativa de Colombia, Valledupar
  73. Banda de Músicos Santa Cecilia – San Pedro, Valle
  74. Casa Cultural Aluna, Santa Marta
  75. Colectivo Dj Tu G10 (Producción musical) – Sibaté
  76. Compañía de Arte y Cultura Chedamy, Santa Marta
  77. Danzas Folclóricas-Cali
  78. Ecofeminisarte ͞teatro para la vida – Cali
  79. El mapa no es el territorio (Artes plásticas ) – Bogotá
  80. El Palenque del Cauca
  81. Fundam (Teatro) – Santa Marta
  82. Grupo Candela Viva de Chimichagua, Cesar
  83. Grupo de Cantos y Danzas Populares de Colombia
  84. Hablalo Ve-(Gestión Cultural) – Cali
  85. Medusa Films, directora audiovisual y colorista
  86. Movimiento Salsa en Tacones, Artista Irmay – Cali
  87. Palmitas Bailando-Antioquia
  88. Ritmo Caribe-Cartagena
  89. Son Beringo (Agrupación musical) – Quibdó
  90. Teatro Barra del Silencio
  91. Teatro de Títeres Granito de Café
  92. Teatro El Mapa es el Territorio
  93. Teatro en Cuarentena Latinoamérica
  94. Teatro Estable Aguijón
  95. Teatro Estudio la Memoria-Pereira
  96. Teatro Fantomas – Cali
  97. Terciopelo Negro Producciones-Cali
  98. Ventana Cultural de Honda
  99. Verde que te Quiero Verde
  100. Yerbabuena gestores culturales-Cali
  101. Zuwing Salsa Cali
  102. Siguen más de 200 firmas de artistas, trabajadores y gestores del arte y la

cultura…

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: