El Sistema Distrital de Cuidado, una política pensada para las mujeres

Natalia Hernández 

5 de noviembre de 2021

Sigue a Natalia Hernandez en sus redes sociales

A lo largo de la historia las mujeres hemos sido excluidas de diferentes escenarios  debido a los roles que, injustamente, nos ha impuesto la sociedad. Lastimosamente la aceptación de la mujer como cuidadora reforzó la idea de que nacer mujer es nacer cuidadora. Este tipo de labores dentro del hogar han limitado nuestra participación en diferentes esferas como la política, la económica, la social, la educativa, entre muchas otras que nos ponen en un nivel de desventaja frente a los hombres.

Se convierte en una necesidad urgente no solo reconocer que existen estos trabajos de cuidado sino que, se debe realizar una justa distribución de ellos para que las  mujeres puedan tener un aprovechamiento de ese tiempo libre. Está demostrado que si este trabajo doméstico y de cuidado fuera remunerado representaría  el 20% del PIB a nivel nacional y 13% del PIB de Bogotá, lo que indica que sería uno de los sectores económicos más importantes.

Es así como las mujeres de Bogotá destinan en promedio 5 horas y 30 minutos a estos trabajos domésticos y de cuidado no pagos, mientras que los hombres lo hacen únicamente 2 horas y 19 minutos, es decir 3 horas y 18 minutos menos. La idea equivocada de que realizar estas tareas es un apoyo y no una responsabilidad que se debe asumir en equipo ha servido de excusa para prorrogar esta labor en hombros de las mujeres.

Estos datos que ya de por sí son desalentadores se agravaron durante la pandemia; mientras que en Bogotá en el 2019 eran 891.000 personas dedicadas únicamente a tareas de cuidado, en 2020 la cifra ascendió a casi 1,4 millones. De estas, 9 de cada 10 son mujeres y en Usme el 36% de las mujeres son cuidadoras ubicándose así dentro de las localidades con porcentajes más altos. (GEIH – DANE)

Es por eso que una de las mayores apuestas de la alcaldesa de Bogotá Claudia Lopez es promover y establecer la creación de un Sistema Distrital de Cuidado (SIDICU), a él se vinculan la Secretaría de la mujer y la Secretaría de Integración Social como estrategia para darle un funcionamiento más completo a este programa que fue incluido dentro de las metas del Plan Distrital de Desarrollo 2020-2024. Además la alcaldesa le apuesta a la territorialización de este sistema incluyéndolo en su propuesta de Plan de Ordenamiento Territorial – POT para que se garantice que esta sea una política de Estado por al menos 12 años.

Como resultado, el SIDICU es un programa estratégico que representa un gran avance para las mujeres en Bogotá, busca ayudar a romper los paradigmas impuestos a las mujeres socialmente. Sus objetivos se enfocan en reconocer, redistribuir y reducir el trabajo de cuidado que históricamente ha recaído  en los hombros de las mujeres.

El patriarcado y las instituciones machistas reconocen el cuidado como algo que es inherente a la mujer, es por ello que el Estado debe asumir la responsabilidad de estas tareas de cuidado, reconocerlo y sobre todo crear estrategias para que en la sociedad se puedan generar cambios culturales que permitan la transformación de estos paradigmas machistas que subyugan a las mujeres.

Lo característico del SIDICU es el hecho de que los servicios de formación y respiro a cuidadoras funcionan con una atención en doble vía, por una parte, se cuida a las cuidadoras y por la otra se asume el cuidado de las personas que requieren ser cuidadas el tiempo que la cuidadora recibe los servicios del Distrito. De esta forma se permite la liberación del tiempo de las mujeres para que puedan realizar proyectos y actividades de su provecho y contribuyan a fortalecer sus proyectos de vida, pero también que liberen tiempo para realizar actividades de autocuidado y de ocio.

Estos servicios que se ofrecen permiten un acceso fácil y gratuito con horarios que fueron pensados para ellas. Se hará presencia en las localidades por medio de las manzanas del cuidado y de las unidades móviles que permitirán un acercamiento a las mujeres desde el punto donde se encuentran.La localidad de Usme ya cuenta con una manzana de cuidado pero se tiene planificado que a futuro sean tres, adicionalmente se proyecta que todas las localidades tengan varias manzanas de cuidado.

La Coalición de la Esperanza propone la implementación de un Sistema Nacional de Cuidado que permita reconocer, reducir y redistribuir de manera progresiva las labores de cuidado y de trabajo no remunerado por parte de las mujeres en todo el país. Nuestro compromiso con el candidato presidencial Jorge Robledo es defender que el Sistema Nacional del Cuidado se enlace con sistemas locales y regionales de cuidado. Todos los entes deben asegurar los recursos para su creación y funcionamiento, aunque la responsabilidad financiera principal deberá recaer sobre el Gobierno Nacional.

La participación de la ciudadanía es muy importante en estos procesos de implementación y utilización de sus servicios. Por eso la invitación es a que conozcan qué ofrece este sistema, para que las organizaciones feministas y todas las mujeres nos apropiamos de esta política que se creó especialmente pensando en la necesidad de equilibrar las cargas que durante años nos han sido impuestas a las mujeres.

Será una apuesta de las mujeres que este tema se incluya en el debate para las elecciones presidenciales del 2022. Así como las candidaturas que apoyamos lo reconocen y lo contemplan en sus propuestas, las mujeres de todos los sectores políticos del país debemos hacer esfuerzos para que sea parte del debate y que el gobierno que se posesione en los próximos meses realice los esfuerzos para avanzar en la implementación de este programa.

Compartir publicación

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: